COMPARTIR

El patrimonio natural que Guanaqueros busca proteger

Plantas nativas que entregan refugio y alimento a gran variedad de animalitos y aves que nos regalan panorámicas inolvidables.

El patrimonio natural es parte de la identidad de Guanaqueros. Sabemos que el mar es el recurso  más preciado para las familias guanaquerinas, pero también existen hermosos paisajes naturales por descubrir y una fauna que admirar y preservar.

¿Qué es lo que se puede encontrar?

Al recorrer Guanaqueros seguramente podrás ver el Chagual o Puya chilena. Esta especie también conocida como cardón o maguey, es común en las zonas áridas del país y crece entre las regiones de Coquimbo y Biobío. Tiene propiedades medicinales y anteriormente se usaba para preparar empanadas o ensaladas en las Fiestas Patrias. 

La agrupación Astro Guanaqueros, que organiza rutas ancestrales y de astronomía, invita constantemente a disfrutar de los pequeños bosques de puyas que hay por los alrededores de la localidad. 

Al pie de las quebradas de Guanaqueros también nacen plantas maravillosas como la Salvia de flores moradas, la Adesmia, un arbusto nativo de flores amarillas.

También se da el preciado Lucumillo, que florece cuando otras especies no lo hacen, entre los meses de noviembre a febrero. Es muy especial, pues solo nace en una franja de 83 kilómetros de la zona costera de la Región de Coquimbo y su conservación es un tema crítico.

Otra especie que se puede encontrar en la localidad es el Litre, un árbol nativo entre las regiones de Coquimbo y La Araucanía. Alcanza hasta 12 metros de altura y sus flores son de color rosa y amarillo. No es muy recomendable acercarse, porque ocasiona alergia en la piel e irritaciones.

El Copao, un cactus endémico de las regiones de Atacama y Coquimbo, se identifica por sus flores de color rosado o blanco y por su fruta, la rumpa, que se usa para preparar jugos o ricas mermeladas, según reseña la página web Chile Bosque

¿Y en dónde se puede ver la flor nativa?

El Cerro Guanaqueros es uno de los mejores lugares, o en el Humedal Lagunillas, el único en su tipo en la zona. La agrupación Astro Guanaqueros señala que este sitio tiene una gran riqueza biocultural, porque las culturas Changa, Molle y Diaguita lo visitaban frecuentemente, dejando numerosos restos arqueológicos allí.  

Además, las aves endémicas que habitan en la localidad son maravillosas. El turco o tilulagua canta en libertad. El Pilpilén Común o el Negro se alimentan de ostras, y normalmente se encuentran por las dunas, cerca de la playa o entre las rocas, mientras que el Cormorán negro, -mejor conocido como Yeco-, y el Cormorán Lile, son especialistas en capturar peces bajo el agua.

En el verano también llegan aves migratorias como el rayador, característico por su pico rojo y negro.

La Fundación Proyecto Adelaida, que promueve la conservación del Humedal Lagunillas, reseña que en ese lugar de Guanaqueros se pueden avistar hasta 110 especies de aves migratorias y endémicas diferentes como el Cisne Coscoroba, el Playero Blanco, la Garza Grande y las Gaviotas. 

Quienes se animen a dar un paseo en bote podrán acercarse a los cultivos de ostión, y ver a las familias de lobos marinos sudamericanos que se posan a descansar en los roqueríos. Estos mamíferos viven en colonias formadas por un macho líder y su harén de hembras. Durante el verano buscan sitios protegidos para tener a sus crías.

Los pescadores cuentan que a veces a la bahía llegan Pingüinos de Humboldt y en un día de suerte, los delfines salen a jugar. Sin dudas, visitar Guanaqueros es acercarse a un paraíso natural.